El OIEA y el Tratado sobre la No Proliferación

Puede encontrar más información sobre la Décima Conferencia de Examen del TNP de 2020 aquí.

El Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) es la piedra angular de los esfuerzos mundiales para prevenir la propagación de las armas nucleares, fomentar la cooperación en los usos pacíficos de la energía nuclear y promover el objetivo del desarme nuclear y el desarme general y completo.

El TNP se abrió a la firma en 1968 y entró en vigor el 5 de marzo de 1970. El 11 de mayo de 1995, el Tratado se prorrogó indefinidamente. Con 191 Estados partes, es el tratado del ámbito de la no proliferación nuclear, los usos pacíficos de la energía nuclear y el desarme nuclear con mayor número de adhesiones. En el marco del TNP, los Estados no poseedores de armas nucleares que son Partes en el Tratado se han comprometido a no fabricar o adquirir de otra manera armas nucleares u otros dispositivos nucleares explosivos, mientras que los Estados poseedores de armas nucleares que son Partes en el Tratado se han comprometido a no ayudar, alentar o inducir en forma alguna a ningún Estado no poseedor de armas nucleares que sea Parte en el Tratado a fabricar o adquirir de otra manera armas nucleares u otros dispositivos nucleares explosivos. De acuerdo con lo dispuesto en el Tratado, se entiende por Estados poseedores de armas nucleares que son Partes todos los Estados que hayan fabricado y hecho explotar un arma nuclear u otro dispositivo nuclear explosivo antes del 1 de enero de 1967. Hay cinco Estados poseedores de armas nucleares que son Partes en el Tratado.

Si bien el OIEA no es Parte en el TNP, se le confían las principales responsabilidades de verificación dimanantes del Tratado. El artículo III del TNP dispone que cada Estado no poseedor de armas nucleares que sea Parte en el Tratado debe concertar un acuerdo de salvaguardias amplias (ASA) con el OIEA a fin de que este pueda verificar el cumplimiento de las obligaciones asumidas por ese Estado en virtud del Tratado con miras a impedir que la energía nuclear se desvíe de usos pacíficos hacia armas nucleares u otros dispositivos nucleares explosivos.

En consecuencia, el OIEA desempeña un papel de verificación específico como cuerpo de inspección internacional en materia de salvaguardias, a saber, verificar el cumplimiento de las obligaciones contraídas en virtud del TNP por los Estados no poseedores de armas nucleares que son Partes en el Tratado. A finales de 2020, 176 Estados no poseedores de armas nucleares que son Partes en el Tratado han puesto en vigor ASA, como exige el Tratado, mientras que otros 10 aún deben hacerlo.

El OIEA también tiene una función importante que desempeñar en la consecución de los objetivos enunciados en el artículo IV de fomentar la cooperación internacional en los usos pacíficos de la energía nuclear. Mediante sus actividades relacionadas con la seguridad energética, la salud humana, la seguridad alimentaria y la inocuidad de los alimentos, la gestión de los recursos hídricos y las aplicaciones industriales, el OIEA presta apoyo a sus Estados Miembros para que alcancen sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Síganos

Hoja informativa