Gestión del combustible gastado

La gestión del combustible gastado generado por las centrales nucleares hasta su disposición final es una etapa importante del ciclo del combustible nuclear. Si bien se reprocesa una tercera parte del combustible gastado que se acumula en el mundo, la mayor parte se almacena hasta que se decide la estrategia definitiva de procesamiento o de disposición final.

El ciclo del combustible nuclear termina con la gestión tecnológica y físicamente segura y sostenible del combustible gastado, que comprende su almacenamiento, seguido de su procesamiento o reciclaje o de su disposición final definitiva. Los ciclos del combustible nuclear seguros desde el punto de vista tecnológico y físico, resistentes a la proliferación y económicamente eficientes que reducen al mínimo la generación de desechos y los efectos ambientales contribuyen a la sostenibilidad de la energía nuclear.

La gestión del combustible gastado incluye el almacenamiento, el transporte, el procesamiento y el reciclaje o el embalaje para la disposición final. La dificultad radica en determinar y abordar las cuestiones pertinentes y en mantener la flexibilidad necesaria a fin de incorporar una serie de posibles opciones para la gestión del combustible gastado en el futuro.

Para que el ciclo del combustible nuclear sea más sostenible y reducir el volumen y radiotoxicidad de los desechos para la disposición final definitiva, varios países están desarrollando tecnologías avanzadas e innovadoras destinadas al procesamiento del combustible gastado y el reciclaje de sus materiales utilizables. Hasta la fecha han sido lentos los progresos encaminados a poner en servicio las instalaciones de disposición final geológica profunda, pese a que algunos proyectos se hallan en una etapa de desarrollo avanzada. En consecuencia, tal vez haya que mantener los sistemas de almacenamiento de combustible gastado durante períodos más prolongados, posiblemente durante más de cien años.

Será necesaria una política estable de gestión del combustible gastado para los largos períodos previstos, que solo se podrá conseguir con la firme participación de los formuladores de políticas, las organizaciones gubernamentales, los órganos reguladores, los explotadores, las organizaciones de gestión del combustible gastado y de los desechos radiactivos y la industria.

El OIEA fomenta la aplicación de buenas prácticas y el intercambio de experiencias en la gestión del combustible gastado. Proporciona información y orientaciones a los Estados Miembros y a los países signatarios de la Convención Conjunta sobre la seguridad en la gestión del combustible gastado y los desechos radiactivos, de modo que puedan acrecentar su capacidad de planificación, desarrollo y aplicación de estrategias de gestión del combustible gastado seguras, eficaces y ambientalmente viables.

Síganos

Hoja informativa