You are here

¿Cómo contribuyen las técnicas nucleares a medir el cambio climático y adaptarse a él?

Ciencia nuclear en detalle
,

(Imagen: A. Vargas/OIEA)

Las técnicas nucleares e isotópicas pueden ayudarnos a comprender mejor el mundo en que vivimos. Los datos que recopilamos con ellas pueden servir para formular unas políticas basadas en la ciencia mejor enfocadas, por ejemplo, en relación con el cambio climático. Podemos estudiar los sistemas terrestres y acuáticos mediante diversas técnicas nucleares, a fin de evaluar los efectos del cambio climático en el medio ambiente.

Estas técnicas e instrumentos resultan efectivos para vigilar las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono (CO2), el óxido nitroso (N2O) y el metano (CH4), comprender los cambios ambientales que se dan en los océanos o las montañas y en sus ecosistemas, y desarrollar maneras de adaptarse a una escasez de agua y de alimentos que se ve agravada por unas pautas meteorológicas cambiantes.

“Países de todo el mundo reconocen cada vez más el valor de utilizar técnicas nucleares para combatir diversos desafíos a los que se enfrentan debidos al cambio climático. Están descubriendo de primera mano lo beneficiosas que son las tecnologías promovidas por el OIEA”, declaró Najat Mokhtar, Directora General Adjunta del OIEA y Jefa del Departamento de Ciencias y Aplicaciones Nucleares.

Las técnicas isotópicas permiten recopilar datos para determinar, vigilar y gestionar las fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero y así comprender qué relación guardan con los cambios que suceden en la tierra, los océanos y toda la atmósfera. A continuación explicamos cómo.

¿Qué son los isótopos?

Los átomos de cada elemento químico tienen un número característico de protones, neutrones y electrones.

Los átomos con el mismo número de protones pero distinto número de neutrones se denominan isótopos. Aunque tienen prácticamente las mismas propiedades químicas que el elemento original, su masa y sus propiedades físicas son distintas. Hay isótopos estables —que no emiten radiación— e isótopos inestables y radiactivos.

Se utilizan diversas técnicas nucleares para medir las cantidades y proporciones de isótopos y rastrear su origen, historia, fuentes e interacciones en el medio ambiente. Estas mediciones permiten a los expertos conocer mejor el funcionamiento de distintos ecosistemas.

Aquí encontrará más información acerca de los isótopos y sus usos.

Reducir las emisiones en la agricultura

Una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero se origina en la agricultura, por ejemplo, cuando el ganado y los fertilizantes químicos liberan CH4 y N2O, un gas que contribuye al calentamiento global 300 veces más que el CO2. El exceso de fertilizante que se convierte en N2O no solo influye en el calentamiento global, sino que además contamina la tierra y el agua dulce. Las técnicas nucleares son útiles para evaluar la cantidad y la calidad de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los isótopos pueden ayudar a determinar la cantidad de fertilizante que absorben las plantas y, así, reducir la cantidad de fertilizante aplicado y el volumen de N2O emitido.

En este artículo sobre la reducción de emisiones de gases de efecto de invernadero mediante técnicas nucleares encontrará más detalles al respecto.

Reforzar la producción de cultivos

El cambio climático ha generado unas condiciones de extrema sequedad en muchos países, y por ello es importante comprender cómo la sequía está afectando al crecimiento de los cultivos bajo esas nuevas circunstancias y ayudar a encontrar maneras de ahorrar agua. Aquí le explicamos por qué es importante el agua.

Los isótopos se utilizan para evaluar el estado y el movimiento del agua en el suelo, a fin de comprender cómo es posible producir unos cultivos resistentes en condiciones cambiantes. Esto ayuda a las comunidades a adaptarse a un entorno seco y a utilizar satisfactoriamente métodos más baratos y eficaces, como el riego por goteo.

La irradiación gamma y con rayos X, que aceleran el proceso natural de modificación genética, se utilizan en el fitomejoramiento por inducción de mutaciones para desarrollar nuevas variedades de cultivo resistentes o tolerantes a la sequía, la salinidad, la enfermedad y las plagas. Se tratan las semillas y otros materiales vegetales para inducir modificaciones genéticas similares a las de las mutaciones espontáneas, lo que da como resultado unas variedades mejoradas de alto rendimiento y unos cultivos mejor adaptados a los cambios en el clima.

Aquí encontrará más información sobre el uso de técnicas nucleares en favor de una agricultura climáticamente inteligente.

El estudio de los océanos

El océano absorbe una cuarta parte del CO2 liberado a la atmósfera, lo que permite almacenar en él 50 veces más CO2 que en la atmósfera. Esas mayores cantidades de CO2 provocan la acidificación de los océanos, que puede afectar a los organismos marinos que no están acostumbrados a condiciones de acidez, y este fenómeno tiene consecuencias en ecosistemas enteros, en la cadena alimentaria y, en último término, en los medios de subsistencia de las comunidades que dependen del océano. Cuando el agua se vuelve demasiado ácida, las condiciones llegan a ser destructivas para los organismos.

Para estudiar el océano y su acidificación se emplean técnicas nucleares e isotópicas. Estas ayudan a evaluar la capacidad del océano para almacenar carbono, el impacto de la acidificación en los organismos marinos, los cambios que ha habido en la acidez de los océanos y las consecuencias en futuros escenarios climáticos. Los radioisótopos estables y naturales se utilizan para entender el ciclo del carbono, incluidas las fuentes y el destino de la materia orgánica.

Cuando los científicos y encargados de formular políticas disponen de esos conocimientos, se encuentran mejor preparados para reaccionar a los cambios y proteger la vida en el océano.  

Aquí encontrará más información sobre las diferentes técnicas a las que se recurre para comprender los océanos.

 

Comprender las reservas de agua

El cambio climático afecta tanto a las fuentes de lluvia de todo el mundo como a la distribución de esta lluvia, y esto produce cambios en el caudal fluvial y en la recarga de aguas subterráneas. La hidrología isotópica sirve para comprender cómo se recargan los acuíferos de aguas subterráneas y cuán vulnerables pueden ser al cambio climático. Estos datos ayudan a proteger y conservar los sistemas de aguas subterráneas.

La hidrología isotópica examina la composición isotópica del hidrógeno y el oxígeno en el agua. Como la composición isotópica del agua es única según el momento y el lugar en el que se produjo la lluvia de la que procede el agua, esta técnica permite rastrear el origen de ese elemento y proteger así su fuente.

Otros isótopos se utilizan para determinar la edad del agua que se encuentra en distintos sistemas acuíferos. Al evaluar su edad, los científicos pueden discernir la mejor manera de gestionar el abastecimiento de agua para garantizar su sostenibilidad a largo plazo.

Aquí encontrará más información sobre el uso de la hidrología isotópica.

¿Qué función desempeña el OIEA?

 

Si desea saber más sobre la tecnología nuclear y su relación con el cambio climático, lea este número del Boletín del OIEA.

Síganos

Hoja informativa