Control integral del cáncer

El cáncer es un problema mundial de salud y desarrollo que va en aumento. Los gobiernos están sometidos a una mayor presión para satisfacer las crecientes demandas de los enfermos de cáncer de aumentar el número de servicios de calidad asequibles. El OIEA y una coalición de asociados internacionales se esfuerzan para ayudar a los Estados Miembros de ingresos medianos y bajos a hacer frente a este problema.

El control integral del cáncer hace referencia a la aplicación general de medidas éticas demostradas para combatir activamente el cáncer. Estos enfoques comprenden la prevención, la detección precoz (incluidos el diagnóstico temprano y el cribado) y el tratamiento, así como los cuidados paliativos y la rehabilitación. Otros componentes, como los registros del cáncer y la vigilancia, contribuyen a mejorar la prestación de servicios y son fundamentales para la aplicación y supervisión de programas eficaces contra el cáncer.

El control integral del cáncer tiene por objeto reducir la incidencia, la morbilidad y la mortalidad del cáncer, y mejorar la calidad de vida de los pacientes que lo padecen. Esta labor precisa la participación del sistema nacional de salud a todos los niveles para llegar a toda la población, desde las personas sanas a las muy vulnerables, pasando por los enfermos que aún no presentan síntomas. Asimismo, han de satisfacerse las necesidades de todos los grupos de riesgo, entre otras, las personas con antecedentes familiares de cáncer y las personas a las que se les ha diagnosticado cáncer, las que se han curado o las que se encuentran en el último estadio de la enfermedad.

El OIEA, por conducto de su Programa de Acción para la Terapia contra el Cáncer (PACT), colabora entre muchos otros con la Organización Mundial de la Salud y el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, para formar una coalición de asociados internacionales que se ocupe del problema del cáncer en los Estados Miembros del OIEA de ingresos medianos y bajos. Esta red de organizaciones de diversos sectores apoya a los países para que amplíen el acceso a las tecnologías de salud necesarias, desarrollen aptitudes y recauden fondos para crear una amplia gama de servicios asequibles y de calidad para los enfermos de cáncer.

Una estrategia de control del cáncer bien diseñada y aplicada contribuye a reducir las disparidades entre los pacientes que pueden acceder a los servicios oncológicos y los que no pueden, y constituirá la base de una importante inversión nacional, de la que los pacientes se beneficiarán durante decenios. El compromiso de los gobiernos, junto con la colaboración y los conocimientos especializados del PACT y sus asociados estratégicos, son fundamentales para diseñar y desarrollar programas eficaces de control del cáncer que salven la vida de muchos enfermos de cáncer.

Síganos

Hoja informativa