Colección de Seguridad Física Nuclear

 

La Colección de Seguridad Física Nuclear del OIEA proporciona orientaciones consensuadas a nivel internacional sobre todos los aspectos relativos a la seguridad física nuclear con objeto de apoyar a los Estados en su empeño por cumplir sus responsabilidades en materia de seguridad física nuclear.

El OIEA establece y gestiona la colección de orientaciones como parte de su función central de prestar apoyo y ejercer labores de coordinación en la esfera de la seguridad física nuclear a escala internacional.

Al igual que la seguridad tecnológica nuclear, la seguridad física nuclear tiene como finalidad proteger a las personas, los bienes, la sociedad y el medio ambiente de los efectos nocivos de la radiación ionizante. Las actividades de gestión de los riesgos debidos a fuentes de radiación durante su uso habitual y a posibles accidentes se consideran una labor de promoción de la seguridad nuclear. Las actividades de seguridad física nuclear tienen por objeto prevenir actos dolosos intencionados en los que intervengan sustancias radiactivas o dirigidos contra instalaciones o actividades en las que se utilicen estas sustancias, o detectarlos y responder a ellos.

Es preciso proteger los materiales nucleares o radiactivos de todo tipo, ya estén en uso, almacenados o durante su transporte, ya que podrían utilizarse para causar daños y trastornos a la sociedad. La aparición de amenazas cibernéticas y de otras nuevas tecnologías susceptibles de utilizarse en ataques, o para protegerse contra ellos, han permitido comprender mejor la necesidad de medidas de seguridad física nuclear.

La Colección de Seguridad Física Nuclear se puso en marcha en 2006 y el OIEA la actualiza constantemente en cooperación con expertos de los Estados Miembros.

La colección se compone de cuatro conjuntos de publicaciones:

  • Las Nociones Fundamentales de Seguridad Física Nuclear, que establecen el objetivo fundamental y los elementos esenciales del régimen de seguridad física nuclear de un Estado.
  • Las Recomendaciones, que exponen las medidas que los Estados deberían adoptar para alcanzar y mantener un régimen eficaz.
  • Las Guías de Aplicación, que proporcionan orientaciones sobre cómo pueden aplicar los Estados las Recomendaciones.
  • Las Orientaciones Técnicas, que facilitan orientaciones más detalladas sobre metodologías y técnicas específicas para aplicar las medidas de seguridad física.

Los principales usuarios de las publicaciones son los órganos reguladores encargados de la seguridad física nuclear y radiológica y otras autoridades competentes, como las que intervienen en la aplicación de la ley y la criminalística; el control fronterizo y las aduanas; y la recopilación de información de inteligencia. Otros usuarios incluyen a las organizaciones internacionales con responsabilidades relacionadas con la seguridad física nuclear, las organizaciones que diseñan, fabrican y explotan instalaciones nucleares y las organizaciones que intervienen en el uso de tecnologías relacionadas con la radiación.

Pese a que algunas medidas refuerzan la seguridad nuclear tanto tecnológica como física, en algunos casos las medidas orientadas a mejorar la seguridad tecnológica pueden tener efectos negativos en la seguridad física, o viceversa. Tanto las orientaciones sobre seguridad física nuclear como las normas de seguridad del OIEA ponen el acento en que las medidas de seguridad tecnológica y física deberían aplicarse de forma que se evite poner en peligro la seguridad tecnológica o la física.

Síganos

Hoja informativa