Reproducción y crianza

La intensificación de los sistemas de producción ganadera es un requisito indispensable para satisfacer la creciente demanda de productos de origen animal. La selección genética, las tecnologías de reproducción asistida y la reproducción optimizada que implica el uso de tecnologías nucleares y otras tecnologías derivadas de la energía nuclear facilitan la reproducción de animales más productivos, capaces de aclimatarse a entornos hostiles.

En el pasado, la productividad pecuaria se incrementaba principalmente introduciendo razas extranjeras de alto rendimiento, a menudo de zonas templadas a países tropicales, lo que no siempre dio buenos resultados ya que esas razas eran más propensas a contraer enfermedades que las razas locales y no se adaptaban bien al nuevo entorno.

El mejoramiento de las razas autóctonas mediante la selección genética de forma que conserven su adaptabilidad a los entornos locales y su tolerancia con frecuencia innata a las enfermedades del lugar es fundamental para afrontar el desafío que plantea satisfacer una demanda de alimentos de origen animal que no deja de crecer. Existen diversas tecnologías nucleares y derivadas de la energía nuclear que respaldan esos procedimientos de selección genética.

Junto con la FAO, el OIEA ayuda a los Estados Miembros a crear y a adoptar esas tecnologías a fin de optimizar las prácticas de cría y reproducción del ganado, apoyando así la intensificación de la producción pecuaria y la utilización óptima de los recursos naturales.

Los datos genómicos contribuyen a mejorar la reproducción

La mejora de la productividad pecuaria está firmemente ligada a la necesidad de conservar la enorme diversidad de recursos genéticos animales. Las diferentes especies y razas son capaces de adaptarse, a menudo de formas muy distintas, a condiciones ambientales extremas como la sequía, la humedad, el frío o el calor, y suelen ser resistentes a las enfermedades locales prevalentes. Sin embargo, con frecuencia faltan métodos adecuados de identificación animal, información sobre el potencial genético y sistemas de registro y análisis de datos sobre el rendimiento, en particular en los países en desarrollo. A fin de superar esas dificultades, es fundamental generar datos genómicos de los animales cuya productividad se registra, ya que ello permite a los criadores y ganaderos establecer una relación entre las características de la producción y el parentesco y la mezcla genética de los animales, lo que facilita la detección y selección de los mejores reproductores para la cría.

En muchos de esos países, también es necesario crear sistemas de inseminación artificial de última generación y otras tecnologías de reproducción asistida similares a las utilizadas en los países desarrollados. Ello incluye la gestión de sementales, la producción de semen y embriones de gran calidad, y la optimización de metodologías destinadas a prestar servicios de reproducción de calidad a los ganaderos. Todo eso requiere un profundo conocimiento de la fisiología reproductiva.

Cómo pueden contribuir las técnicas nucleares e isotópicas

El radioinmunoanálisis (RIA) de las hormonas presentes en la leche, la sangre y otros líquidos corporales mediante el uso de yodo 125 es una técnica nuclear bien establecida y muy utilizada que puede aplicarse fácilmente en laboratorios descentralizados. Proporciona un apoyo excelente en la mejora de los resultados de los servicios de inseminación artificial. Se han preparado varios kits de ensayo de inmunoadsorción enzimática (ELISA) de origen nuclear, utilizando como norma el RIA. Los kits están disponibles en el mercado, también como kits de prueba portátiles para ganado bovino.

La irradiación con cobalto 60 se utiliza para construir paneles de híbridos de irradiación para cartografiar genomas de ganado. Los mapas de híbridos de alta resolución obtenidos por radiación facilitan la elaboración de secuencias genómicas ordenando correctamente los genes y los marcadores genéticos a lo largo de los cromosomas. Se ha elaborado todo un mapa de híbridos de alta resolución obtenido por radiación del genoma de la cabra y ahora se está elaborando otro del genoma del camello.

La detección de biomarcadores basada en radioisótopos se utiliza en la validación de las técnicas para el diagnóstico de gestación precoz en bovinos, y los nuevos marcadores de ácido nucleico se secuencian utilizando nucleótidos marcados con fluorescencia, azufre 35 o fósforo 33.

Síganos

Hoja informativa