You are here

Un catalizador del cambio

Integración de la seguridad física nuclear en eventos públicos importantes

Inna Pletukhina

Día Mundial de la Juventud en Panamá, 2019 (Fotografía: D. Calma/OIEA).

La protección de fanes entusiastas, jefes de Estado o líderes mundiales frente a la amenaza de una bomba sucia es el objetivo que se persigue cuando se integra la seguridad física nuclear en las disposiciones generales de seguridad física para eventos públicos importantes. Aunque estas iniciativas tengan como fin principal intensificar la seguridad física en el propio evento, también reportan beneficios a largo plazo para el régimen global de seguridad física nuclear de un país.

“Para muchos países, los eventos públicos importantes actúan como catalizador que empuja a las autoridades a centrarse en la seguridad física nuclear y priorizarla”, afirma Raja Abdul Aziz Raja Adnan, Director de la División de Seguridad Física Nuclear del OIEA. “Un evento de ese tipo puede ser un objetivo para usos dolosos de material nuclear o radiactivo que pueda haber sido robado, por lo que los países se ven obligados a revaluar estas amenazas.”

La seguridad física nuclear tiene una función destacada para garantizar el éxito de un evento público importante. Se deben adoptar medidas para prevenir el uso doloso de materiales nucleares y otros materiales radiactivos que se hayan perdido. La propagación de material radiactivo en un evento de este tipo podría tener efectos importantes para las personas y el medio ambiente, entre otras cosas, graves consecuencias sociales, psicológicas, políticas y económicas.

Al preparar las disposiciones de seguridad física nuclear para un evento importante, las autoridades deben tener en cuenta factores como el establecimiento de una estructura organizativa y de coordinación, la evaluación de amenazas y la movilización de recursos humanos y financieros. Asimismo deben garantizar que se pueda acceder a equipo de detección de radiaciones, y establecer y fomentar las relaciones entre científicos, expertos en seguridad física, primeros actuantes y organismos encargados de hacer cumplir la ley, por ejemplo. Cuando un país lo solicita, el OIEA presta apoyo a estas iniciativas.

“Al seguir los pasos necesarios para planificar e integrar las medidas y los sistemas de seguridad física nuclear en el plan global de seguridad física para un evento importante, las autoridades se ven expuestas a cada uno de los elementos fundamentales de un régimen nacional de seguridad física nuclear robusto”, sostiene Elena Paladi, Oficial de Seguridad Física Nuclear del OIEA. “Cuando determinan y abordan las deficiencias y los desafíos relacionados con la seguridad física nuclear como preparación para un evento, también están fortaleciendo los esfuerzos generales del país en el ámbito de la seguridad física nuclear”.

Entre los beneficios que estas actividades reportan a largo plazo cabe mencionar una mayor sensibilización acerca de la seguridad física nuclear a todos los niveles del sistema nacional de seguridad física, una mejora de las capacidades y las estructuras de detección y respuesta, y una mayor interoperabilidad entre las autoridades competentes.

Jornada Mundial de la Juventud de 2019

En enero de 2019 el Papa Francisco, los presidentes de Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá y Portugal, y más de 300 000 personas se reunieron en la ciudad de Panamá con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud. A fin de prepararse para el evento, las autoridades de Panamá trabajaron con el OIEA para incorporar la seguridad física nuclear a las disposiciones globales de seguridad física.

Como parte de estas disposiciones, las autoridades panameñas promulgaron un decreto ejecutivo para establecer un grupo de tareas conjunto encargado de la seguridad física con el mandato legal de institucionalizar la coordinación de la seguridad física nuclear entre las autoridades competentes del país.

“Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y los funcionarios de aduanas; las unidades especializadas en explosivos químicos, biológicos, nucleares y radiológicos; y los primeros actuantes en el ámbito de la salud y otros ámbitos tuvieron que trabajar en equipo para prevenir y detectar posibles problemas de seguridad física nuclear, y darles respuesta en caso necesario”, explica el Teniente Coronel Alexis De León, Jefe del Grupo de Tareas Conjunto Encargado de la Seguridad Física Nuclear. Añade que, antes del decreto, “cada grupo contaba con su propio mandato, autoridades y estructuras de mando y control”.

Someter la seguridad física nuclear a una sola autoridad y una sola misión establece una relación de trabajo entre los sectores pertinentes para las disposiciones de seguridad física nuclear. La capacidad para ejecutar operaciones en coordinación con otros sectores es la base para poder dar una respuesta eficaz a cualquier posible incidente de seguridad física nuclear, tanto en eventos importantes como en general.

Juegos Olímpicos de 2008

El complemento de esta base son las competencias y las estrategias relacionadas con el equipo de detección de radiaciones y su utilización. Como preparación a grandes eventos públicos, muchos países colaboran con el OIEA para capacitar al personal y tomar prestado equipo (más información sobre el equipo de seguridad física nuclear). Aunque hay que devolver el equipo prestado, las competencias y la experiencia adquiridas en los eventos de capacitación del OIEA permanecen y se utilizan para crear un marco más sólido para las actividades de detección y respuesta en seguridad física nuclear.

“China recibió asistencia del OIEA en el ámbito de la seguridad física nuclear para los Juegos Olímpicos celebrados en 2008 en Beijing”, cuenta Yongde Liu, Director General del Centro Estatal de Tecnología de Seguridad Física Nuclear (SNSTC) de China. “Aprovechamos la capacidad que adquirimos con ayuda del OIEA y la experiencia de haber garantizado la seguridad física en muchos eventos públicos importantes y en la actualidad impartimos en el SNSTC, en colaboración con el OIEA, capacitación en detección de radiaciones.” (más información sobre la capacitación impartida en centros como el SNSTC).

El OIEA prestó por primera vez asistencia en los Juegos Olímpicos celebrados en Atenas en 2004 y, desde entonces, ha ayudado a los países a llevar a cabo más de 50 eventos públicos importantes de índole política, deportiva, religiosa y cultural. Estas actividades se enmarcan en la asistencia más amplia que presta el Organismo a los países que la solicitan, para prevenir y detectar el robo, el sabotaje, el acceso no autorizado, la transferencia ilícita u otros actos dolosos relacionados con materiales nucleares u otros materiales radiactivos, y darles respuesta.

February, 2020
Vol. 61-1

Síganos

Hoja informativa