You are here

Por un papel más importante de la mujer en la seguridad física nuclear

Kendall Siewert

Pese a tener cada vez más presencia en la seguridad física nuclear, así como en el ámbito nuclear en un sentido más amplio, las mujeres siguen estando subrepresentadas. Conversamos con mujeres que ocupan cargos superiores en el campo de la seguridad física nuclear para conocer sus experiencias y los desafíos y oportunidades que perciben en esta esfera.

Nataliia Klos, Especialista Principal en Protección Física del Ministerio de Energía y Protección Ambiental de Ucrania

Nataliia Klos cursaba una maestría en administración pública cuando tuvo su primera toma de contacto con la seguridad física nuclear mediante una pasantía en el campo de la protección física en el Ministerio de Combustibles y Energía de Ucrania, conocido actualmente como Ministerio de Energía y Protección Ambiental.

Tras graduarse y ser contratada por el Ministerio, la Sra. Klos adquirió un conocimiento más profundo sobre la seguridad física nuclear gracias a su participación en las misiones del Servicio Internacional de Asesoramiento sobre Protección Física (IPPAS) acogidas por Ucrania.

“Llevaba poco tiempo trabajando cuando empecé a visitar centrales nucleares en el marco de las misiones IPPAS”, señala la Sra. Klos. “Ver esas centrales con mis propios ojos, conociendo la historia de la energía nucleoeléctrica y sabiendo lo que podía fallar, me ayudó a darme cuenta de lo imprescindible de las labores de protección física, y de su contribución a la seguridad de las personas y el medio ambiente”. Desde entonces, la Sra. Klos también ha trabajado como experta en una misión IPPAS a fin de prestar apoyo a otros países.

En la actualidad, la Sra. Klos compagina su empleo principal con la creación de una maestría en protección física en Kiev, con la que quiere ayudar a los jóvenes a adquirir los conocimientos necesarios para trabajar en esta esfera y aumentar el número de especialistas en Ucrania, que tiene un programa nucleoeléctrico de gran envergadura.

La Sra. Klos afirma que la enseñanza y la capacitación pueden ayudar a que la gente pueda dar su opinión, lo cual sigue siendo difícil para las mujeres que trabajan en este campo. “Trabajo con muchos encargados de hacer cumplir la ley que, por lo general, primero escuchan a los hombres y solo después quizás escuchen a las mujeres. Me han llegado a decir que las mujeres deben quedarse en casa y no trabajar, pero el trabajo es un derecho que ampara tanto a hombres como a mujeres”.

A pesar de estas dificultades, la Sra. Klos alienta a las jóvenes profesionales interesadas a que sigan una carrera en el ámbito de la seguridad física. “Los tiempos están cambiando y actualmente hay más oportunidades para las mujeres en la seguridad física nuclear”, afirma. “Recomiendo aprender todo lo posible; el conocimiento es poder y nunca se sabe qué podrá ser útil en el futuro”.

Judith Rodríguez Bustamante, Subadministradora de Asuntos Internacionales de la Administración General de Aduanas de México

Cuando Judith Rodríguez Bustamante empezó a trabajar en la Administración General de Aduanas de México para reforzar la seguridad física nuclear, no conocía los temas y el proceso de aprendizaje fue complejo. En la actualidad, la Sra. Rodríguez Bustamante acumula más de diez años de experiencia como experta y organiza talleres y cursos de capacitación para funcionarios de aduanas y trabajadores de otros organismos.

Sus conocimientos especializados sobre la prevención del tráfico ilícito de materiales nucleares y otros materiales radiactivos motivaron que se le invitara a formar parte del Grupo Asesor sobre Seguridad Física Nuclear (AdSec) del OIEA en calidad de experta superior en seguridad física nuclear. Este Grupo, integrado por expertos del Organismo e internacionales, asesora al Director General del OIEA acerca de las actividades de seguridad física nuclear en todo el mundo. “Al compartir mesa con otros expertos en seguridad física nuclear de diversos países he enriquecido mis conocimientos sobre temas relacionados con ese ámbito”, indica.

Aunque suele compartir mesa frecuentemente con colegas de este campo, la Sra. Rodríguez Bustamante señala que el desequilibrio de género sigue siendo manifiesto. “Hacer que se conozcan las opiniones, las experiencias, la determinación y los conocimientos de las mujeres en la esfera de la seguridad física nuclear es un gran desafío”, dice. “Me alegra ver la paridad entre hombres y mujeres que hay en las reuniones del OIEA, pero en muchas de mis reuniones de trabajo sobre seguridad física sigue habiendo solo 2 o 3 mujeres en una mesa integrada por 30 hombres”.

Para ayudar a cambiar la situación, afirma la Sra. Rodríguez Bustamante, es necesario que todas las personas que empiezan su carrera en este ámbito tengan una mentalidad abierta y un compromiso con el aprendizaje permanente; además, las mujeres presentes en esta esfera debemos ser conscientes de que, “con nuestro trabajo cotidiano, abrimos camino para las que vienen detrás”.

Nirasha Rathnaweera, Funcionaria Científica de la División de Servicios Técnicos y de Protección Radiológica de la Junta de Energía Atómica de Sri Lanka

En el puerto de Colombo (Sri Lanka), Nirasha Rathnaweera es una de las primeras personas a quien recurren los funcionarios de aduanas cuando oyen una alarma de radiación. La Sra. Rathnaweera, integrante de un grupo de apoyo especializado que evalúa las posibles alarmas de seguridad física en este puerto, utiliza instrumentos de detección de la radiación para inspeccionar todo contenedor de carga que active una alarma y comprobar si contiene material radiactivo. Con esta actuación se ayuda a las autoridades a determinar las medidas que han de adoptarse a continuación.

“En los últimos cuatro años, nuestro grupo ha ayudado a confirmar unas 14 detecciones”, señala. “De forma paralela, he impartido cursos de capacitación sobre estrategias de detección en el marco de la vigilancia de las fronteras destinados a primeros actuantes en sucesos relacionados con la seguridad física nuclear, a quienes he transmitido conocimientos técnicos especializados”. Además de estas atribuciones, la Sra. Rathnaweera desempeña el cargo de Funcionaria Científica en la Junta de Energía Atómica de Sri Lanka y es la investigadora científica principal de un proyecto coordinado de investigación del OIEA relativo a la mejora de la evaluación de las alarmas iniciales.

Pese a tener un calendario de trabajo ajetreado que, en ocasiones, requiere estar disponible las 24 horas del día, la Sra. Rathnaweera afirma que uno de sus mayores desafíos tiene que ver con el hecho de ser mujer. “A menudo hay quien presupone que, por ser mujer, no poseo los conocimientos necesarios para trabajar en este campo”, señala. “Sin embargo, una vez que han trabajado conmigo, esas personas comprenden que eso no es así y acaban siendo conscientes de mi pericia y de todo lo que pueden aprender de mí”.

Según explica, esto puede deberse a que el número de mujeres que disponen de la formación y los conocimientos especializados adecuados sigue siendo insuficiente. “Debemos formar a más mujeres para que traten aspectos relacionados con la detección de la radiación”, dice. “Las interesadas en este tema no deberían tener en cuenta los aspectos de género; si están decididas a trabajar en esta esfera, deberían lanzarse a conseguirlo”.

Estas historias se recopilan y se dan a conocer en el marco de las iniciativas del OIEA destinadas a modificar el relato y adoptar medidas para ayudar a empoderar a las mujeres y aumentar su representación en la seguridad física nuclear, así como en el ámbito nuclear en un sentido más amplio.

February, 2020
Vol. 61-1

Síganos

Hoja informativa